lunes, 24 de agosto de 2009

Recogiendo tabaco IV






Como os podeis imaginar, llevamos unos dias de mucho trabajo, nuestra casa rural http://www.abuelamaxi.com ahora en agosto tambien nos roba tiempo. El verano, que para mucha es sinonimo de vacaciones, para nosotros es la época mas activa del año. Tanto en agricultura como en turismo.

Bueno, quedamos en la última entrada, en que, el día anterior cortábamos el tabaco, lo poníamos las puntas y lo hacíamos montones tal como muestra la primera foto.
Al amanecer, del dia siguiente cargamos los remolques y emprendemos camino al secadero para proceder a colgarlo y que empiece el proceso de secado.
El secadero es una nave grande, de ladrillos y cemento, con agujeros para que el aire circule y seque antes, evitando la fermentación y el pudrimiento. Tienen unas vigas todo lo largo de la nave, donde van unos alambres en filas paralelas, para colgar las plantas, una a una. Ahí podéis entender el porque se le pone una punta a cada planta.
Los secaderos los hay de varios tipos, como podéis ver en las fotos. Las vigas pueden ser de hormigón, poco común, o generalmente, de madera.
Suelen tener tres pisos, tres alturas, (aunque nosotros colgamos cada año en uno que tiene 6 pisos, ya mostraré imágenes cuando lleguemos a él).
Se cuelgan primero los pisos de arriba, empezando por el tercero, para lo cual, como podéis ver en la tercera foto, se hace una cadena de gente para ir subiendo la planta piso a piso, hasta llegar al último. Así piso tras piso.

Alli, colgado, quedará durante mas de tres meses. Dia a dia irá secándose y cogiendo el color y aroma característico.
En este proceso, con la plantación ya recogida en el secadero, aunque parezca mentira, también es muy importante el factor meteorológico.
Sobre todo el primer mes de secado, necesitamos calor y tiempo muy seco, que no haya humedad, para que la planta vaya soltando la suya. Recordemos que el tabaco tiene una hoja carnosa con una vena central muy gruesa. Si recién colgado, se meten las aguas tempranas, esa vena en vez de secarse, se dilata y pudre toda la hoja. Además la misma humedad del tronco de la planta hace que la hoja se despegue y caiga al suelo. Alli, se estropea.
Pasa alguna vez. Después de todo el trabajo de crianza y recolección, el tiempo nos juega una mala pasada y se estropea la cosecha dentro del secadero...
Por eso, nosotros, queremos que no haya ningún cambio en las estaciones. Cosa difícil en estos tiempos. El verano ha de ser caluroso, y luego, ya en octubre, nos viene muy bien ''el veranillo de los membrillos'', para que todo seque bien y podamos terminar de recoger el maiz y el pimiento.
Luego necesitamos humedad a la hora de descolgarlo.... Ya lo iremos viendo.
Tened en cuenta que el tabaco que nosotros sembramos es Burley, o sea, negro. El Virginia (rubio), tiene otro proceso muy diferente. Se recoge hoja a hoja en la tierra, y los secaderos son estufas eléctricas.
Eso es otra historia.....

2 comentarios:

Nosvamosaviviralcampo dijo...

Ya vemos el trabajo que tenéis ahora. Ójala y tengáis suerte (parece que este año los precios del tabaco no andan mal).
Saludos desde Guadalupe.
Mª José.

Nuñez dijo...

Gracias Mª José.
Los precios son los mismos de hace unos cuantos años atrás. La ayuda de la CEE, es siempre la misma y la empresa transformadora lo paga como mucho a 0.60€ el kilo, después de seco,claro.Si este año paga algún céntimo más, esa será la subida.
Espero que vosotros esteis bien.
Saludos desde Riolobos